Lo que fácil viene, fácil se va, dice el dicho. Si tenemos claro que los negocios son una cuestión de sostenerse en el tiempo, lo que queremos es ser simples para no perderlo todo por irnos por el camino fácil. Simplemente sostenernos. Simple, ¿verdad?

¿Simple o sencillo?

Siempre he pensado que si uno no puede explicar algo en, máximo, tres oraciones y una conclusión, uno no domina el tema cómo cree. Es decir, el que sabe de algo lo explica simple. ¿Fácil?, no!, es muy difícil llegar a esa etapa en el manejo de un tema. , Solo los verdaderos conocedores de un asunto en particular pueden llegar a ese nivel de entendimiento donde pueden explicar algo de manera corta, concisa y que satisface la pregunta y a las personas.

«Si uno no puede explicar algo en, máximo, tres oraciones y una conclusión, uno no domina el tema cómo cree»

Mauricio Gil Casadiego

Por ejemplo, si me preguntan ¿que es potencia?, yo diría: es la capacidad de entregar la energía. Simple! Sin enredar al interlocutor, sin fórmulas ni aspavientos, sin anglicismos ni siglas inentendibles. Si me hubieran preguntado lo mismo, hace muchos años, cuando estaba en el colegio, en un examen para el que no me preparé, fácil, me copio del vecino.

Ya vamos llegando a la diferencia entre fácil y simple?. Sé que no es tan claro todavía, pero vamos con otro ejemplo: Si me prestan USD $ 10.000, la forma más «fácil» de invertirlos es preguntarle a todos desde su punto de vista y experiencia que me recomiendan, o ir a lo «seguro» como esquemas piramidales, modelos de autoconsumo o inversiones de alta rentabilidad (de esas que ponen en los postes de la luz). Lo más probable es que voy a perder mi dinero, como lo dice el dicho. 

¿Qué es lo simple?, invertir en aquello en lo sé, lo que conozco por experiencia, que aunque no será lo más rentable, sí será lo más seguro en el tiempo. O tan simple como no invertir, y esperar a saber qué hacer.

¿Porqué?, porque lo simple tiene componentes que lo fácil no tiene; ética, errores, experiencia, aprendizaje, y planeación. 

Lo simple es lo que queda después de haber desechado opciones ineficientes, incorrectas, difíciles y, si, las fáciles. 

Todos sabemos que si no hago fila y me «colo» me atenderán primero, eso es lo fácil!. Lo simple es llegar a tiempo, cuando sé que está desocupado, hacer la fila, tener mis papeles listos y simplemente hacer el trámite.

Lo simple no lleva ninguna complicación, “¿cuánto vale el carro?, 15.000!”. Aquí están sus 15.000, gracias por mi carro!

¿Lo fácil?. Tengo un amigo que tiene un carro y lo deja en 5.000, pero no es de él, es de un pariente que no vive aquí, pero tranquilo, otro amigo nos hace un arreglo «fácil» y se lo puedo vender.

¿Y eso que tiene que ver con mi negocio? Pues que lo simple; al no tener pasos extra, ni componentes adicionales, es menos costoso y funciona. 

Para ponerlo en términos de hoy en día, las abuelas se inventaron lo que ahora redescubren los analistas de procesos: el «lean», todos los «belt», y todas las tendencias que Toyota y tantos otros redescubrieron después con bombos y platillos, mi abuela era una tesa, así de simple. 

¿Lo fácil?, lo fácil no lleva esfuerzo, ni experiencia; es como hacer un disparo al aire con un arma robada con la esperanza que le dé al blanco.

«¿Lo fácil?, lo fácil no lleva esfuerzo, ni experiencia; es como hacer un disparo al aire con un arma robada con la esperanza que le dé al blanco.»

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>