¿Botellas de agua especial para whisky que sirvan de souvenir?, ¿Tours para peluches?, ¿bidés portátiles?, ¿perfume que huele a dinero?, ¿contratar una cabra para podar el césped?, ¿contratar una empresa para que dé sus malas noticias?, todos estos negocios únicos e innovadores pueden ser la puerta a la inspiración que busca para iniciar su propio negocio, ¿la fuente de esa inspiración?, el mundo de las guías de empresas y comercios antes conocida como “las páginas amarillas”. ¿Por qué de NY?, porque es considerada la ciudad más “inteligente” del mundo, presenta una variedad de culturas, en un espacio relativamente pequeño geográficamente hablando, de personas que les gusta el dinero, e inventarán lo que sea para conseguirlo, como usted.

Nueva York es considerada un “melting pot”, un crisol de culturas diferentes que conviven en una urbe “inteligente”
Actualmente existen versiones más actuales de las páginas amarillas, como Yelp, y versiones digitales.

¿Han oído de las “Pet rocks”?, es una historia sobre exactamente este tipo de negocios. A mediados de la década de 1970, los Pet Rocks (Rocas mascota) se hicieron enormemente populares en Estados Unidos, capturando durante unos breves meses el espíritu libre -o algunos dirían la estupidez- de la época. Su creador fue Gary Dahl, un redactor publicitario independiente (“Esa es otra forma de decir ‘en bancarrota'”, diría más tarde, según el New York Times), quien concibió la idea mientras tomaba unas cervezas con amigos en su ciudad natal, en el norte California. Empezaron a hablar sobre las mascotas y cuánto mantenimiento requieren algunas, y Dahl les dijo que tenía las mascotas perfectas: rocas. Entonces decidió empaquetar algunas y ponerlas a la venta. Se las publicito como las mascotas perfectas: no era necesario alimentarlas, bañarlas, pasearlas, ni preocuparse por ellas cuando te ibas de viaje. El toque de oro era el manual que acompañaba a la roca, donde se aconsejaba cómo entrenar y cuidar a la mascota de piedra. Las rocas se comercializaban por US$3,95 (equivalente a US$15 de hoy) y Dahl vendió más de cinco millones en 1975. Se convirtió en un multimillonario antes de que su idea pasara de moda, después de Navidad.

Tomado de la BBC- El hombre que se hizo multimillonario vendiendo piedras… como mascotas, Agosto 2017.

Pero, ¿para qué innovar?, ¿por qué no puedo hacer lo mismo que hace todo el mundo, como vender postres por Instagram, y ganar dinero como ellos?, o ser YouTuber. Porque, como hemos visto en varios artículos anteriores como “¿Maximizar los ingresos sin competencia?, si se puede: segmente, diferencie e innove“, entre menos diferenciado sea su producto, la variable precio se volverá cada vez más relevante, y toda la utilidad de los oferentes irá al cliente (ambiente de competencia perfecta).

Cuando un grupo de oferentes presentan propuestas de valor sin diferenciación, la variable precio se vuelve la única relevante como criterio de selección por parte del potencial comprador…y usted sacrifica margen.

Innovar es agregar cada vez más eslabones a la llamada “cadena de valor”, es decir, todas aquellas características que usted le da a su producto o servicio para hacerlo atractivo a un grupo de personas igualmente atractivas, en términos de negocios, para usted. Entre más eslabones tenga esa cadena, más difícil será copiarla, usted será único y el precio pasará a un segundo plano, su utilidad será mayor. Pero debe seguir innovando, usted gana en un juego de mesa moviendo las fichas, no viendo el tablero todo el tiempo sin hacer nada.

Primero lo primero, ¿productos o servicios?, para esto, y en realidad para todo proyecto de vida, es importante hacer un análisis personal de lo que yo puedo y no puedo hacer, lo que me gusta y lo que no, cuánto dinero puedo invertir, de cuánto tiempo dispongo. Es decir, para los que han leído “lleva cartera?, y otras preguntas claves para planear el viaje a la independencia“, debe hacer un FODA personal, donde analizo mis Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas. Mi recomendación para iniciar, servicios, ¿por qué?, porque su experiencia y conocimiento son el producto, no requiere mayor inversión inicial en activos (inventario, equipos), ni gastos (alquileres, salarios), puede manejar su tiempo un poco más libremente y solo necesita un manejo consciente de marca personal (logo, redes, página web), que será su activo más valioso, es decir, usted.

¿Qué servicio?, veamos un ejemplo, y voy a hacer el ejercicio ahora mismo.

Estuve revisando la guía de Nueva York por unos 20 minutos y acabo de ver uno que me llamó la atención: Lanzamiento de hachas en un espacio cerrado. ¡Me encanta!, ¿por qué?, me gusta la historia, ya me veo con mis amigos lanzando hachas a troncos en la pared y pasando un buen rato. Me veo decorando el local con diferentes ambientes de culturas que usaron hachas, y brindando la oportunidad de ensayar hachas de diferentes países, lo puedo complementar con charlas históricas al principio del lanzamiento y crear una experiencia única y envolvente que, ¡no se!, incluya hasta disfraces y un bar estilo medieval con cerveza y costillas o muslos de pavo, hasta puedo iniciar un nuevo programa para ponerse en forma con hachas cada vez más pesadas, eso si, bajándole un poco a la cerveza y las costillas. ¿Niños?, no, en los negocios hay que aprender a escoger y comprometerse con propuestas de valor muchas veces mutuamente excluyentes y niños con mamás sobreprotectoras en un ambiente de gente disfrazada de vikingo gritando obscenidades con una costilla en una mano, un tarro de cerveza en otra, buscando un hacha, pues, no va. Me quedo con el de treinta, con ganas de botar adrenalina, encontrar su salvaje interior y que tiene plata.

Negocio actual de lanzamiento de hachas en Nueva York.

Muy posiblemente, a medida que ejecute herramientas de planificación de negocios, de las que hablamos en “lleva cartera?, y otras preguntas claves para planear el viaje a la independencia” , el negocio cambiará y lanzaremos otras cosas, por ejemplo, exámenes reprobados o propuestas rechazadas prendidas en fuego a la cara de maniquíes con la imagen de nuestros profesores o jefes, pero llegaremos a esa nueva propuesta a través de un proceso lógico y estructurado que finalmente me pondrá frente a un negocio que me haga feliz, único y más importante aún, que me dé dinero.

Ahora los dejo, voy a ver cuanto cuesta un hacha.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>