No es fácil de admitirlo como latinoamericano, pero nuestra principal, y casi única, variable de selección de un producto o servicio relacionado con el agua es el precio. ¿Por qué?, porque vemos al tratamiento de agua, en especial residual o potable, como un gasto, ¿por qué?, porque en Latinoamérica tenemos agua en abundancia y pensamos que siempre contaremos con más y de la misma calidad, entonces, ¿por qué tendríamos que pagar o tratar algo que es gratis y abundante?

Las grasas y aceites constituyen uno de los contaminantes más fáciles de remover, aparentemente, y que al mismo tiempo tienen mayor impacto en la eficiencia de mi PTAR

Las G y A afectan negativamente la transferencia de oxígeno del medio al agua, y del agua a los microorganismos encargados de oxidar la materia orgánica, es decir el metabolismo, principalmente de las bacterias aerobias. Por otro lado, disminuyen la velocidad de sedimentación, reduciendo la densidad del sólido a separar. Finalmente, puede, aglomerado con otro tipo de sólidos como papel, cabello y toallas, generar taponamientos en las líneas de agua (fatbergs) con los costos de mantenimiento y parada asociados.}

Todos queremos que nuestro dinero satisfaga la mayor cantidad de necesidades en orden de prioridad, pero, lastimosamente, nuestros recursos son limitados y nuestras necesidades no. Ese juego de satisfacción de necesidades ilimitadas, con recursos limitados es lo que en últimas se llama economía, pero ¿realmente esas inversiones, por atractivas que parezcan, van a satisfacer, específicamente, y pasado el tiempo, la necesidad con la misma promesa de 3 B´s ?, o, por el contrario, ¿la búsqueda de una inversión económica resultará, a la larga, en un gasto mayor? ¿Se puede convertir la compra inteligente en un balde sin fondo?, y, hablando de baldes…

Las plantas depuradoras, tanto de agua ordinaria como industrial, plantean desafíos inherentes a las características del agua a tratar. Sin embargo, existen parámetros comunes que, una vez controlados, nos permiten ajustar mejor las variables de cada proceso unitario específico a dichas características. A través de los años, hemos identificado 5 parámetros que pueden ser la diferencia entre lo que queremos y lo que tenemos.

Si usted tiene un DAF, clarificador primario o sistemas similares de separación sólido líquida, es posible que sepa de qué hablo. Un floculador es un equipo utilizado casi siempre como complemento en tratamiento primario, que, en principio, debe acelerar la dispersión de químicos y permitir un tiempo de reacción suficiente para que lleve a cabo su función de desestabilización de partículas y formación de flóculo para luego ser separado por diferencia de densidad del agua, ya sea por flotación o sedimentación (en algunos casos incluso filtración).