Todos queremos que nuestro dinero satisfaga la mayor cantidad de necesidades en orden de prioridad, pero, lastimosamente, nuestros recursos son limitados y nuestras necesidades no. Ese juego de satisfacción de necesidades ilimitadas, con recursos limitados es lo que en últimas se llama economía, pero ¿realmente esas inversiones, por atractivas que parezcan, van a satisfacer, específicamente, y pasado el tiempo, la necesidad con la misma promesa de 3 B´s ?, o, por el contrario, ¿la búsqueda de una inversión económica resultará, a la larga, en un gasto mayor? ¿Se puede convertir la compra inteligente en un balde sin fondo?, y, hablando de baldes…