Si usted tiene entre 20 y 30 años, sus nietos probablemente vivan en una situación de estrés hídrico toda su vida. Los datos más recientes de la ONU indican que para el 2030 más de la mitad de los países del mundo, muchos de ellos situados en África, tendrán carencia de agua debido a un aumento de casi 45% en la demanda. Dicho de otra manera, hará falta casi un 45% del agua necesaria para mantener las actividades humanas al ritmo que se ejecutan hoy en día.