Comitiva Colombiana, presidida por el presidente Iván Duque, durante el lanzamiento de la taxonomía verde en la Bolsa de Valores de Nueva York.

¿Qué es la taxonomía verde?

La taxonomía en general es la ciencia que estudia los principios, métodos y fines de la clasificación. La taxonomía incorpora un conjunto de definiciones orientadas a apoyar a diferentes actores del sector público y privado, tales como emisores de bonos, inversionistas, instituciones financieras, entidades públicas, entre otros, en la identificación y evaluación de inversiones que pueden cumplir con objetivos ambientales y que pueden ser consideradas como verdes o ambientalmente sostenibles en Colombia. En el caso particular de la taxonomía verde, la estrategia de clasificación busca dar mayor claridad con el fin de canalizar recursos que contribuyan a las metas ambientales. Es decir, una estrategia para garantizar el financiamiento sostenible basado en un sistema de clasificación para actividades económicas y activos con contribuciones significativas al logro de objetivos ambientales, también conocidos como ODS – objetivos de desarrollo sostenible-, establecidos por la ONU para mitigar el cambio climático con meta en el 2030.  Con la taxonomía verde se busca también garantizar el cumplimiento de los altos estándares de sostenibilidad ambiental internacional y aumentar la transparencia en estas inversiones.  Es decir, se establece un marco legal, con reglas claras, que garanticen que su inversión sea considerada “verde”, de tal manera que se puedan obtener los beneficios derivados de dicha inversión. Duque destacó que con esta guía se espera “seguir facilitando la canalización de dichos recursos para el cumplimiento de esas metas” y manifestó la importancia de este documento, “que dará claridad para que quienes inviertan en proyectos e iniciativas verdes, sepan si dicha inversión está catalogada como verde en Colombia”.

Para el desarrollo de la taxonomía se identificaron las prioridades ambientales del país, alineadas con los compromisos, estrategias y políticas trazados por Colombia en este campo. Los objetivos ambientales identificados son: 

El ministro de Hacienda y Crédito Público, José Manuel Restrepo, expresó que “Colombia sigue posicionándose como líder en materia de financiamiento de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático: publicamos la primera versión de la Taxonomía Verde para llevar recursos a proyectos, actividades, iniciativas y activos que contribuyan a cumplir nuestros objetivos ambientales y se une a otras iniciativas como a los bonos verdes, mercado al que se le dará mayor dinamismo, así como a las estrategias de protección financiera contra el riesgo de desastres”.

¿Cómo aprovechar en el sector agua los beneficios de la taxonomía verde?[1]

Con la Taxonomía Verde Colombia se busca facilitar la identificación de proyectos con objetivos ambientales, desarrollar los mercados de capitales verdes, e impulsar la movilización efectiva de recursos privados y públicos hacia inversiones que permitan cumplir con los compromisos del país priorizados en el Plan Nacional de Desarrollo, el Acuerdo de París, el Convenio Marco de Diversidad Biológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre otros.

El documento técnico No. 1 incluye siete anexos de los siguientes sectores: energía, construcción, gestión de residuos y captura de emisiones, suministro y tratamiento de agua, transporte, tecnologías de la información y comunicación, y manufactura. El documento técnico No. 2 se enfoca en los principales sectores del uso del suelo en Colombia e incluye tres anexos con los sectores de ganadería, agricultura y forestería.

SUMINISTRO Y SANEAMIENTO DE AGUA

Las actividades de suministro de agua potable y recolección de aguas residuales y su tratamiento, contribuyen a la mitigación del cambio climático. De acuerdo con la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático de Colombia ante la Convención Marco de las Naciones Unidas, el tratamiento de aguas residuales domésticas e industriales (saneamiento) genera el 4% de las emisiones de GEI (Gases de efecto invernadero) del país[2].

La taxonomía incluye sistemas de acueducto de agua potable y de alcantarillado, y plantas de tratamiento de agua, las cuales apoyan la mitigación de emisiones en términos de su eficiencia energética y su capacidad para evitar las emisiones de metano generadas por las aguas residuales sin tratar.

Actividades económicas y Activos
A1. Sistemas de acueducto
A2. Sistemas de alcantarillado sanitario y combinados
A3. Sistemas de tratamiento de aguas residuales
A4. Inversiones para el uso eficiente del agua

CRITERIOS DE ELEGIBILIDAD

a1. Sistemas de acueducto

 

General

Los sistemas de acueducto de agua potable pueden disminuir su consumo específico de energía; principalmente a través de la reducción de pérdidas de agua. Sistemas integrales de captación, aducción, tratamiento, almacenamiento, conducción y distribución, cuyo consumo de energía por metro cúbico de suministro de agua final sea sustancialmente mejorado, contribuyen en los esfuerzos de mitigación de las emisiones de GEI.

Criterios de Elegibilidad

     Sistemas nuevos

  1. Los sistemas nuevos de acueducto, en línea con el Reglamento de Agua y Saneamiento Básico (RAS) vigente, deben asegurar que se limitan las fugas de agua y que se cumplen las medidas de mantenimiento adecuadas.
  2. Las plantas de desalinización (en caso de ser utilizadas) deben acatar un umbral específico separado de otros activos. La intensidad media de carbono de la energía de una planta desaladora debe ser igual o inferior a 100 g de CO2/ kWh durante la vida útil de la planta.
Mejoramiento de sistemas existentes

Se debe cumplir con alguno de los criterios de elegibilidad expuestos a continuación:

  1. Disminuir el consumo de energía promedio del sistema, en al menos un 20% (incluidos captación, aducción, tratamiento, almacenamiento, conducción y distribución del recurso hídrico); medido en kWh por metro cúbico de suministro de agua facturado/no facturado autorizado.
  2. Cerrar la brecha, como mínimo en un 20%, entre las pérdidas del sistema de suministro de agua y los valores objetivos de fugas de agua (determinados por el Índice de Pérdidas por Suscriptor Facturado –IPUF–), establecidos en la Resolución CRA 688 de 2014[3].
  3. Aumentar la cobertura de sistemas existentes que ya cumplen con los valores objetivos de fugas de agua (IPUF) establecidos en la Resolución CRA 688 de 2014.

Justificación

El sector de suministro de agua potable en Colombia abarca un grupo de prestadores heterogéneo con condiciones de rendimiento muy diferentes según la fuente de agua, el tratamiento necesario, la topografía del área suministrada, la longitud de la red, etc. El indicador regulatorio IPUF y la medida de kWh/m³ suministrados son elegidos parámetros para calcular la eficiencia del sistema.

Varias medidas de eficiencia energética pueden reducir directamente el consumo de energía en un sistema de suministro de agua, permitiendo significativas reducciones de las emisiones de GEI. Estas son, entre otras:

  • Utilizar fuentes más eficientes en sustitución de otras que demandan menos energía (p. ej. Usar fuentes superficiales en lugar de fuentes de agua subterránea, mediante cosecha de agua).
  • Usar sistemas de bombeo más eficientes.
  • Emplear variadores de frecuencia.
  • Hacer digitalización y automatización (ver Sector TIC).

La gestión de pérdidas técnicas de agua (reducción del IPUF) reduce indirectamente el consumo de energía en todo el sistema de suministro de agua, lo que permite la disminución de las emisiones de GEI del sistema. Entre las medidas de gestión de la pérdida de agua se encuentran:

  • Control activo de fugas.
  • Gestión del caudal y de la presión.
  • Rapidez y calidad de reparaciones.
  • Gestión de infraestructura y activos (incluido el mantenimiento).
  • Medición.
  • Monitoreo y reporte.
  • Digitalización y automatización (ver Sector TIC).

a2. Sistemas de alcantarillado sanitario y combinados

General

Los sistemas de alcantarillado pueden aminorar sus emisiones de GEI al requerir menos energía y potenciar su eficiencia al aumentar la captación de aguas residuales y su posterior tratamiento, para así reducir las emisiones generadas por descargas sin tratamiento a cuerpos de agua. 

Los criterios de elegibilidad no apuntan a ningún umbral específico, pero proveen una lista de actividades consideradas elegibles.

Criterios de Elegibilidad

Los siguientes sistemas y tecnologías son elegibles:

  • Aquellos que previenen fugas o desbordes de aguas residuales no tratadas.
  • Los de recolección y transporte o conducción que permiten incrementar el volumen de aguas residuales tratadas, según el marco normativo vigente, y/o disminuyen el vertido de aguas residuales crudas (sin tratar).
  • Los que permiten reducir el consumo de agua a través de la reutilización (incluyendo los proyectos para segregar el drenaje municipal, pluvial e industrial, para su tratamiento especializado).
  • Sistemas de recolección de aguas residuales, separadas de las aguas pluviales, que favorecen una mayor eficiencia en los sistemas de tratamiento de estas aguas.

No se aplica umbral.

Justificación

Los sistemas de alcantarillado sanitario y combinados contribuyen directamente a la cobertura de servicios de tratamiento de aguas residuales y, por consecuencia, a la mitigación de emisiones de GEI (ver también lo indicado en la siguiente actividad).

a3. Sistemas de tratamiento de aguas residuales

General

Los sistemas de tratamiento de aguas residuales domésticas e industriales pueden contribuir a mermar las emisiones de GEI al aumentar los volúmenes de agua tratados y con ello reducir las emisiones que se generarían al no tratarlas.

Criterios de Elegibilidad

Los siguientes criterios de elegibilidad se aplican a dos tipos de sistemas:

  • Sistemas de tratamiento de aguas residuales centralizados (p. ej.:  municipales y centros poblados nucleados)
  • Sistemas de tratamiento de aguas residuales alternativos o individuales, descentralizados con vertimientos particulares ( p. ej.: fuentes agrícolas e industriales)

La construcción o extensión de sistemas de aguas residuales, incluida su recolección (red de alcantarillado) y tratamiento, es directamente elegible siempre que:

Sistemas nuevos

  1. El nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales sustituya a sistemas de tratamiento con intensivas emisiones de GEI (como letrinas de pozo, fosas sépticas, lagunas anaerobias, etc.).

Sistemas existentes

  • Las inversiones que aumentan la capacidad del caudal tratado o la eficacia en el proceso de remoción de carga contaminante.

Para los sistemas anaerobios se aplican también los siguientes criterios de elegibilidad adicionales:

  1. La fuga de metano de las instalaciones relevantes (p. ej.: en la producción y el almacenamiento de biogás, en la generación de energía y el almacenamiento de digestato) se controla mediante un plan de monitoreo.
  2. El biogás producido se utiliza directamente para la generación de electricidad y/o calor, o se usa el biometano para inyección en la red de gas natural, o como combustible para vehículos (como bioGNC) o como materia prima en la industria química (p. ej: para la producción de H2 y NH3).
  3. Los sistemas que incluyen la quema de biogás son elegibles sólo si hacen parte de un programa de transición a otros tipos de aprovechamientos en el mediano plazo (menor a 3 años).
  4. Se contemplan también actividades que facilitan el uso y aprovechamiento de biogás, como desecación, compresión o similares.

No se aplica umbral.

Sistemas nuevos

  1. El nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales sustituye a sistemas de tratamiento con emisiones intensivas de GEI (como letrinas de pozo, fosas sépticas, lagunas anaerobias, etc.)

Sistemas existentes

  1. Las inversiones que aumenten la capacidad del caudal tratado o la eficacia en el proceso de remoción de carga contaminante.

Para sistemas de tratamiento anaerobios tanto nuevos como existentes, se deben cumplir con los siguientes criterios para la gestión del biogás:

  • La fuga de metano de las instalaciones relevantes (p. ej. para la producción y almacenamiento de biogás, generación de energía, almacenamiento de digestato) se controla mediante un plan de monitoreo.
  • El biogás producido se utiliza directamente para la generación de electricidad y / o calor, o se utiliza el biometano para inyección en la red de gas natural, o se utiliza como combustible para vehículos (por ejemplo, como bioGNC) o como materia prima en la industria química (por ejemplo, para la producción de H2 y NH3).
  • Sistemas que incluyen la quema de biogás son elegibles sólo si hacen parte de un programa de transición a otros tipos de aprovechamientos en el mediano plazo (menor a 3 años).
  • Se contemplan también actividades que faciliten el uso / aprovechamiento de biogás como desecación, compresión o similares.

No se aplica umbral.

Justificación

Se asume que los niveles de tratamiento (en especial el secundario y terciario) logran reducciones sustanciales de las emisiones de GEI[4] en comparación con las emisiones de la descarga de aguas residuales en los cuerpos de agua a través de sistemas de saneamiento in situ (p. ej.: letrinas de pozo, fosas sépticas, lagunas anaerobias, etc.)

Nota: La captura de metano de lodos provenientes del tratamiento de aguas residuales se ha cubierto en la actividad RC1 del Sector Residuos.

a4. Inversiones para el uso eficiente del agua

General

El uso eficiente de agua reduce la demanda de agua potable fresca de las fuentes de este recurso y aumenta la eficiencia en los sistemas de acueducto y alcantarillado.

Criterios de Elegibilidad

Los siguientes sistemas y tecnologías son elegibles:

  1. Los que generan una reducción de al menos un 20% en el consumo de agua anual de las actividades económicas (p. ej.: sistemas de acueducto, procesos industriales, actividades agrícolas, construcción y renovación de edificios, etc.)
  2. Los usados para la reutilización de agua (como sistemas de ciclo cerrado) y los equipos sin uso de agua (p. ej.: sistemas para saneamiento, refrigeración, centrales eléctricas, procesos industriales, etc.) que favorecen la disminución de al menos un 20% del consumo de agua anual.
  3. Los que producen una reducción mínima de un 20% en el consumo de agua anual, por unidad de producto (p. ej.: accesorios de bajo flujo, cosecha de aguas lluvia, etc.).

Justificación

El ahorro en el consumo de agua resulta en una menor demanda de agua dulce, reduciendo así las emisiones asociadas con la extracción, el suministro y el tratamiento del agua. Esto genera una reducción de las emisiones de GEI, además de aminorar la carga sobre los recursos hídricos.

REQUISITOS DE CUMPLIMIENTO

Requisitos de cumplimiento generales

La organización ejecutora de la actividad económica o proyecto debe demostrar el cumplimiento de los requisitos de cumplimiento generales descritos en el primer documento técnico de la taxonomía para Colombia.

Requisitos de cumplimiento específicos

No existen requisitos de cumplimiento específicos para el sector de suministro y tratamiento de agua.

En conclusión, se abre una puerta que garantiza que, a través de la sostenibilidad ambiental, se logre la sostenibilidad económica, al establecer de forma clara aquellas inversiones que nos pueden generar beneficios económicos en nuestras actividades y desarrollos, basados en criterios de elegibilidad, justificaciones y requisitos para acceder a éstos.


[1] Fuente: Documento técnico sectorial Suministro y tratamiento de agua Primera versión Fecha: Septiembre, 2021 Versión: Beta Preparado por por la Corporación Financiera Internacional – IFC (financiado por SECO, SIDA y Luxemburgo), con el apoyo de Climate Bonds Initiative (financiado por UK PACT)

[2]IDEAM, PNUD, MADS, DNP, CANCILLERÍA. 2017. Tercera Comunicación Nacional De Colombia a La Convención Marco De Las Naciones Unidas Sobre Cambio Climático (CMNUCC). Disponible en: http://www.cambioclimatico.gov.co/3ra-comunicacion-cambio-climatico

[3]Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, 2014. Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico. Resolución CRA 688 de 2014. Disponible en: https://cra.gov.co/documents/Resolucion_CRA_688_de_2014_Firmada.pdf

[4] IPCC, 2006. Directrices del IPCC de 2006 para los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero. Volumen 5: Desechos, capítulo 6. Disponible en: https://www.ipcc-nggip.iges.or.jp/public/2006gl/spanish/vol5.html

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>